Riberate

La conciencia es actividad de trascendencia (Frantz Fanon)

La semana pasada tuvimos la fortuna de participar como “Buyer”en el workshop que organizó FINE Feria Internacional del Enoturismo #winetourismexpo que se celebró en Valladolid.
Fue su primera edición, era un riesgo para todos los que asistimos y un riesgo para los que lo organizaban. Un reto para valientes, nuestro sector, gracias a Dios,  nos permite conocer a muchos.
Hubieron muchos desencuentros con la organización, los errores organizativos saltaban a la vista y más si tienes la experiencia de comparar con otros eventos similares, en nuestro caso asistimos un promedio de 4 workshops por año, mayoritariamente en Francia e Italia, desde que nacimos convenimos que era vital conocer lo que vendíamos.
A pesar de todo, creo que los compradores que asistimos quedamos bastante satisfechos, la oferta Portuguesa nos sorprendió a todos, parece que la discreción no va reñida con los buenos resultados , el trabajo obstinado y bien dirigido, la comercialización unitaria y decidida nos dio lecciones a muchos, la verdad. También  la calidad de los contactos y la excursión final fueron motivos más que suficientes para hacer un balance positivo y muy esperanzador para la próxima edición que todos esperamos con ansiedad.
Como consultores que somos, sabemos que todo es mejorable, la idea es buena, conveniente y necesaria, a poco que la mejoren, los resultados saltarán a la vista. No tenemos ninguna duda.

Confieso que el motivo principal del viaje fue conocer Abadia Retuerta, un hotel destino, un establecimiento que como nosotros quiere ser origen y final, origen de la experiencia, punto de encuentro para el destino y como no, punto y seguido de la fidelización a ese destino turístico.
Es un placer comprobar que hay todavía empresas que apuestan por lo clásico, por la acogida, la hospitalidad, la calidez y el humanismo. Empresas que no pierden ni la orientación que les vió nacer, ni sus principios, la vocación ni por supuestos sus valores.
Abadia Retuerta es un ejemplo a seguir, un claro ejemplo de lo que la fe consigue, si no se pierde, un modelo enoturístico que muchos deberían copiar pues no entiende su futuro sin un futuro para el entorno que les rodea. Saben que su proyecto no puede subsistir sin que el destino sobreviva y cuando debatimos sobre la España Vacía muchos deberían estudiar casos como este, un lugar donde el enoturismo cobra sentido porque no hay más sentido que orientarse al cliente.
Abadia Retuerta es una visión holística del territorio, de su geografía humana y de su entorno, esa filosofía no solo se puede disfrutar en sus instalaciones, también en sus vinos, qué delicadeza, que rotundidad, sus botellas son cuadros que se degustan, colores que se huelen, momentos que se disfrutan. Quién pueda, que no se pierda su Petit Verdot, como nadie puede perderse al menos un día en estos parajes, como reza su eslogan, que al menos una vez en la vida podamos disfrutar de ser mimados y queridos, sería nuestro mayor deseo.
No tenemos ninguna duda que hay muchos rincones parecidos, pero este es un imprescindible, Abadia Retuerta nos demostró que el destino es el lugar al que nos dirigimos y que éste está escrito por uno mismo y por las elecciones que tomamos, que nunca dejen de enseñarnos las lecciones que nos enseñan los modelos magistrales. El mundo sería mucho mejor si todos los que actuamos en este sector tuviéramos similares intenciones, la trascendencia no es un capricho, es una necesidad de quien quiere dejar legado a las generaciones venideras, es el principio fundaméntela de la sostenibilidad.

Aqui tenési un resumen de nuestra estancia en la Ribera del Duero: https://photos.app.goo.gl/TMsnV99u8cezWkZK7

 

 

Acerca de OcioVital Manel Colmenero

Gastronómada y Turistologo vocacional. Formador por afición, conferenciante y consultor ocasional. Comercializador turístico de Profesión. Escritor por pasión. https://es.linkedin.com/in/manuelcolmenerolarriba
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.