Bodegas Roda. La revolución silenciosa. #Enoturismoparasanitarios

No podemos hacer grandes cosas, solo podemos hacer cosas pequeñas con mucho amor (Madre Teresa de Calcuta)

Con esta filosofía el empresario catalán Mario Rotllán llegó en 1987 a la capital del vino riojano, Haro con la idea de crear un vino totalmente diferenciado del  resto de sus vecinos. Eligió el histórico barrio de la estación donde están las bodegas más emblemáticas de la región para instalar su bodega, un edificio que debía ser el buque insignia de su filosofía de trabajo.

El propietario contaba con experiencia en el mundo vinícola, su entusiasmo lo contagió a los que hoy son fieles colaboradores y alma mater del proyecto: Agustín Santolaya, que es en la actualidad el gerente , Isidro Palacios, como director de campo y Carlos Díez responsable de la enología y la bodega

La sabiduría popular dice que los últimos serán los primeros, nada es mas cierto en este caso, su bodega goza de las mejores vistas de ese mítico barrio y las instalaciones mas modernas, pensadas y creadas para crear uno de los riojas de corte mas moderno y con mas prestigio de la zona.

Construyeron una bodega, por aquellos entonces incomparable. Hoy aun se distingue  de sus vecinos por su modernidad, erigiéndola en unos antiguos calados excavados profundamente en la roca y los combinaron con la tecnología más vanguardista, tradición y modernidad maridada para el placer de los mas exigentes paladares.

En un principio deseaban elaborar vinos de pago, al estilo francés, pero las tierras escogidas no daban los frutos deseados, es por eso que durante los primeros años hicieron un trabajo de campo admirable, escogieron 17 viñedos con unas características óptimas para sus vinos y dejaron pasar hasta cinco cosechas para ver nacer  el primer vino preparado para salir al mercado,  el Roda 92. Paciencia, dedicación y convicción es lo que distingue a sus vinos.

Sólo un revolucionario podría renovar unos gustos que parecía en aquellos años caían en desuso. Su apuesta por la calidad fue decidida y valiente. No obstante se granjeó las críticas de los que por aquellos entonces lo consideraban un auténtico loco.  Sólo el tiempo hizo que Roda se ganara el respeto y la admiración del sector y los entendidos, hoy está considerado por los expertos como uno de los mejores vinos del mundo, es la prueba inequívoca de que la calidad es quien da autentico valor a la marca.

En sus visitas se puede observar que el equipo funciona con una precisión suiza, sus instalaciones permiten acceder a todo el proceso y disfrutarlo en todo su esplendor. Destacamos  la posibilidad de realizar una cata de aceites de los olivos que los mismos propietarios están cultivando en tierras catalanas y mallorquinas, auténticas joyas que también han alcanzado el mismo prestigio que sus vinos entre los amantes de la gastronomía.

Para quien no desee hacer una visita convencional y disfrutar solo de los vinos que aquí nacen y se crían, Roda ofrece dos posibilidades igual de atractivas y sugerentes. Una es  degustarlos a copas en su acogedor winebar la otra, escoger cualquiera de sus joyas y tomarlas en una terraza privada junto al rio Ebro, una experiencia única y que garantiza un recuerdo imborrable. La primera no requiere reserva, la segunda es imprescindible contratarla con tiempo.

Fragmento de texto extraído del libro “Rutas del vino, bodegas para visitar y recomendar” – Manuel Colmenero- Lundwerg 

Acerca de OcioVital Manel Colmenero

Gastronómada y Turistologo vocacional. Formador por afición, conferenciante y consultor ocasional. Comercializador turístico de Profesión. Escritor por pasión. https://es.linkedin.com/in/manuelcolmenerolarriba
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Bodegas Roda. La revolución silenciosa. #Enoturismoparasanitarios

  1. Pingback: Ocio Vital

  2. Pingback: #Enoturismoparasanitarios : Las Bodegas y sus Protagonistas | Ocio Vital

Los comentarios están cerrados.